Una receta que tradicionalmente nos permitía no desperdiciar los últimos tomates, que por razones meteorológicas nunca habrían llegado a la madurez: un aceite que no tiene nada que envidiar a los «clásicos» más comunes, y que de hecho añade un tono de novedad a nuestro Aperitivos. El sabor claramente agrio también lo convierte en un gran acompañamiento a los hervidos.

Ingredientes: tomates verdes, aceite de oliva virgen extra, vinagre de vino blanco(sulfitos),sal, chile, ajo, orégano

Tamaño: 170 g